El viejo, la muerte y el amor

hombre_sentadoEl viejo miraba desde su lecho,  la muerte se aproximaría en cualquier momento, se le veía tranquilo, sin miedo, sabiendo que vendría lo inevitable, su cupón de vida había ya expirado.
De pronto, un silencio, la temperatura del ambiente baja, y me doy cuenta que una pelusa que el viento se llevaba había quedado detenida en la habitación, el tiempo se había congelado, o ya no pertenecíamos a este, y desde una esquina, entre las sombras, se deja ver, la muerte.
Continue reading “El viejo, la muerte y el amor”

La moral de cristal

Pataleo Cotidiano

398101_10152445496660074_376549966_n[1]El ser Humano siempre guiará sus convicciones de acuerdo a su propia conveniencia.
Si aplastas un pollito recién nacido, seras un infeliz, si aplastas un ratón te miraran con aprobación, una vida selectiva vale mas que la otra, como quien podría decir que matar a alguien “Feo” no es pecado, pero tocar a alguien “Lindo” podría llevar a las penas del infierno.
Si aplasto una mariposa contra la pared, soy un ser despreciable, pero me he de sentir libre de arrebatar la vida a las arañas, pulgas, mosquitos, moscas, etc, todo lo que no tiene colores, no merece vivir. Continue reading “La moral de cristal”

Querido Santa Claus

Querido Santa Claus

He tenido que enviarte esta carta por mis propios medios, la primera que te escribí la guardó mi padre, me dijo que la entregaría después del día 21 porque antes no tendría sentido según el.
En aquella carta te pedía algunos juguetes y otras cosas, porque he sido buen niño, pero la verdad ya no quiero nada de esto, a cambio por favor te quiero pedir que les regales un calendario nuevo a los adultos, Continue reading “Querido Santa Claus”

La mejor de mis noches

aloneRecuerdo la última vez que te hacía el amor, miraba tu rostro, y sin decir una palabra gritaba dentro de mi cabeza, ¡ámame, quiéreme, como yo lo hago!, intentaba traspasar parte de lo que sentía a tu corazón, yo te amaba, te hacía el amor en aquel momento, desplegaba mi esencia, fluía en ti, aunque yo para ti era solo placer, pero inocentemente y en esos minutos perecederos de la mejor de mis noches, y la más simple de las tuyas, tenía la fe, la esperanza,  de que al sentir mi respiración, el loco latir de mi corazón, que comprendieras, Continue reading “La mejor de mis noches”

Carta de despedida

Me detengo un momento en mi vida, para contarte algún secreto, tu sonrisa, hacia despertar mi impulsividad, por solo quererte, por tan solo verte, tu ausencia me empujaba al borde de ese precipicio en donde al caer pierdo la cordura, y ya nunca más seré a quien tu admirabas, desde el momento que empiece a caer, seré un necio, un títere mas del amor. Continue reading “Carta de despedida”

Los dias sin ti

Los días sin ti.

Hoy nuevamente había tenido una discusión con mi esposa, ni recuerdo el porqué, pero una necia conversación que termino en gritos, salí de un portazo y me fui a trabajar, mientras ella rezongaba aun a la distancia.

Hace casi una década que trabajo en un asilo de gente olvidada, me dedico a la mantención del lugar, plomería, electricidad o cualquier falla que se presente en el recinto y necesite ser resuelta, por mi desempeño en el lugar el contacto con los pacientes es casi nulo, aunque hay ciertas personas que es imposible no prestarles atención.
Había un anciano muy extraño, que siempre sujetaba un libro entre sus manos y se quedaba horas mirando por la ventana hacia la entrada principal del recinto, como si día a día, esperara algo, este hombre, cuyo nombre no recuerdo sufría de alzheimer, su rutina era levantarse, ofrecerte leer aquel libro, si nadie lo aceptaba, se sentaba en la ventana, a las horas, lo abría, lo leía por completo, con una calma envidiable, generalmente terminaba al ocaso, y luego se tendía en su cama, como esperando un nuevo día. Continue reading “Los dias sin ti”

El hombre que un dia creyó en el amor

Hace mucho tiempo que no me desvelaba, y hace mucho tiempo que tampoco escribía, y bastante tiempo que tampoco me enamoraba. Cuando las cosas pasan, al parecer no vienen solas, es bueno darse cuanta de lo vulnerables que somos las personas bajo ciertos efectos volátiles de esta vida, recuerdo aquellos días cuando uno goza del control de su universo de una manera autoritaria y egoísta, aunque la verdad, no extraño todo aquello, en esta vida muchas veces somos marionetas de un sistema, de un trabajo o simplemente de nuestro corazón, es extraño, y dulcemente embriagador ser un ente dependiente de los sentimientos y subdividir el mundo de los sueños con otra persona, es intensamente interesante el planificar una vida dependiendo de aquella persona que a cautivado nuestros cinco sentidos, el proyectarse mas allá de la barrera que delimitaba nuestra alicaída y monótona vida pasada. Continue reading “El hombre que un dia creyó en el amor”

La chica del café


Caminaba por la avenida, en busca de un poco de aire fresco, la verdad que estar tanto tiempo sentado frente a la computadora ya estaba atrofiando mis instintos básicos y sociales.
Cuando pasaba frente a una cafetería mire por una de sus ventanas a una chica con un rostro muy dulce que cautivo mi atención, me detuve y sin que se notara, empecé a observarla desde el otro lado de la ventana, sus gestos y su sonrisa, eran como sacados de un cuento, ella revolvía su café con una gracia peculiar, mientras en la otra mano, tenía un libro que en su tapa decía algo del destino y las circunstancias, supongo que algún libro de un psicólogo o algún esotérico, de pronto, mi instinto hace posesión de mi cuerpo y da un golpe en la ventana, ella se gira y me queda mirando, muevo mi mano y la saludo torpemente, le hago señas de que me espere un momento y me dirijo con una implacable decisión a la cafetería en donde ella estaba sentada. Continue reading “La chica del café”