Cuando yo duermo



Me gusta dormir, no solo por el hecho de que pueda descansar, sino mas bien, que en mis sueños o pesadillas, no importa lo que suceda, al despertar todo habrá terminado.

Me gusta dormir, porque entre los rincones de mi letargo, evado, me escondo, dejo de respirar, de sentir, no me preguntan nada, no necesito tampoco responder, no importa lo superficial que pueda ser, ni lo profundo, los minutos no son minutos, el tiempo no se puede medir, una hora puede parecer un segundo, como un segundo transformarse en una hora.

Me gusta dormir, porque en mis sueños, llega mucha gente sin mi permiso, me vienen a visitar, a besar, a amar, a conversar, a insultar, son todos bienvenidos, en mis sueños no existe una puerta.

Me gusta dormir, porque al despertar, intento recordar todo lo que he soñado, recuerdo solo algunos minutos hacia atrás y cuando intento hilar mis sueños y construir una historia, mi consciente ya se ha olvidado de ellos.

Me gusta dormir, porque en mis sueños no hay espacio para las lagrimas, no hay dudas, no hay titubeos, allí simplemente, las cosas suceden.

Cuando cierro mis ojos,  tan solo pienso en dormir, y hacer de mi noche una nueva historia que posiblemente por la mañana no recordaré.

Si te ha gustado, suscribete al autor 🙂



Acerca de Michael Priego Manicke

Cuando el amor dibuja trazos de dolor en el corazón es cuando debemos recordarnos que parte de nuestro amor debe ir a nosotros mismos.
Esta entrada fue publicada en Pensamientos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuando yo duermo

  1. me encantó es muy cierto lo que dice por qué lo sueño yo y es así como sucede preciosa amiga besito

Deja un comentario